domingo, 5 de octubre de 2014

Ocho sentencias de muerte

Título original: Kind Hearts and Coronets
Año: 1949
País: Reino Unido
Director: Robert Hamer
Reparto: Dennis Price, Alec Guinness, Joan Greenwood, Valerie Hobson
Género: Comedia Negra

SINOPSIS

Inicios del siglo XX. Louis Mazzini (Dennis Price) es el hijo de una mujer condenada al ostracismo por su familia aristocrática tras casarse con un cantante de ópera italiano. A su muerte, los D'Ascoyne se niegan a que ella descanse por siempre en la cripta familiar. Ante lo que considera un insulto y un desprecio, Louis planea su venganza con el objetivo de hacerse con el Ducado de Chalfont, pero ocho familiares se interponen entre él y el título...

CRÍTICA

Sigo en mi línea de cine clásico. En esta ocasión con “Ocho sentencias de muerte”, “comedia” británica del año 1949. Comenzaré diciendo que viéndola no se puede decir que haya proferido estrepitosas carcajadas. Para empezar hablamos de humor inglés, no lo digo de forma peyorativa, de hecho me declaro fan de Mr Bean. Aunque los pobres británicos tienen el San Benito de Benny Hill, siendo en nuestros cines Torrente la película más vista, es evidente que en todas las casas cuecen habas. En fin que me disperso, en todo caso estos ejemplos son considerablemente posteriores. El tipo de humor al que me refiero se aproximaría más al de “La huella” a todas luces negro, irónico y caricaturesco. De todos modos la historia no deja de ser una vendetta, y lo que abundan son personajes despiadados fríos y calculadores, y evidentes críticas a múltiples estamentos sociales: sacerdotes, banqueros, militares, comerciantes, nobleza etc.

El británico Robert Hamer, director de la cinta, fue además guionista y destacó especialmente por sus trabajos para los Estudios Ealing. Trabajó con actores de la talla de Charles Laughton, Joan Greenwood o el propio Alec Guinness, con el que colaboraría además en otras ocasiones ("El Detective - (1954)" o "Donde el círculo termina -1959").

Sobre el reparto no puedo decir más que elogios. Indudablemente Alec Guinness merece mención a parte por su pluriempleo interpretando el solito y con convicción ocho personajes diferentes (los miembros que componen la familia D'Ascoyne), con rol femenino incluido. En este punto un pequeño pero. Me parece que la cinta se centra demasiado en algunos de ellos mientras que en otros apenas se detiene pasando de largo. En todo caso, al tratarse de una adaptación de una novela de Roy Horniman titulada "Israel Rank” que no he leído, no sé si esto ocurre así en el libro o no. En todo caso, nada que reprocharle al actor: magnífico sin más.

Por otra parte Dennis Price, actor que da vida al cínico Louis Mazzini, está perfectamente a la altura de Guinness y aunque con papales secundarios, las actrices Joan Greenwood y Valerie Hobson también dejan el listón muy alto con sus interpretaciones.

Concluyo: una historia que engancha desde el principio, un desarrollo que mantiene pegado a la pantalla al espectador y un final a la altura que no decepciona. Diría que imprescindible para todo aquel aficionado al cine clásico.

PUNTUACIÓN 




1 comentario:

  1. Uys, pues ésta no me suena. Tendré que buscarla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar